Also available in: English

20 de Agosto de 2019

Autor: David Garmaise

Fuente: aidspan

El Fondo recurrió a una cláusula de su Política de Elegibilidad relativa al rebrote de la malaria en países que normalmente no tienen derecho a recibir ayuda.

Venezuela será elegible para una subvención contra la malaria dentro del próximo período de asignación, 2020-2022. La Junta del Fondo Mundial anunció su aprobación de esta decisión al finalizar el 15 de agosto, después de una ronda de votación electrónica.

En su decisión, la Junta citó una cláusula de la Política de Elegibilidad del Fondo Mundial por la cual los socios contra la malaria del Fondo pueden recomendar, bajo determinadas circunstancias, que un país como Venezuela, que normalmente no tiene derecho al apoyo del Fondo Mundial, sea elegible para apoyos vinculados a la malaria sí se presenta un resurgimiento significativo de casos de malaria.

Existe amplia evidencia de que la malaria está teniendo un rebrote significativo en Venezuela, y los socios de la malaria del Fondo han recomendado que se considere a Venezuela como país elegible para recibir apoyo para combatir esta reaparición.

De acuerdo con el Informe Mundial sobre la Malaria de 2018, el número estimado de casos de malaria en Venezuela aumentó de 57,257 en 2010 a 519,109 en 2017.

En un documento preparado para la Junta, la Secretaría del Fondo Mundial menciona que la cifra de 519,109 casos es probablemente una subestimación debido a un sub-registro significativo. Los socios de la malaria indicaron que en 2018 hubo 404,924 casos de malaria reportados; el documento de la Junta señala que algunas fuentes estiman que en 2018 los casos reales pudieron haber excedido un millón.

Según el Informe Mundial sobre la Malaria de 2018, Venezuela representó el 53% de todos los casos de malaria en América Latina en 2017.

Los socios de la malaria informaron al Fondo Mundial que el riesgo regional en su conjunto se considera alto debido a la gran cantidad de personas que huyen de Venezuela. «La exportación de casos esporádicos a países libres de malaria plantea un desafío para la detección temprana y la prevención de complicaciones asociadas con la enfermedad», declararon los socios.

El rebrote de los casos de malaria ha estado acompañado por un deterioro constante del sistema de salud. Según el documento de la Junta, se prevé que el resurgimiento continúe en 2019. El documento expone que existe una capacidad limitada en el país para responder a este incremento significativo, tanto en recursos financieros como en recursos humanos, ya que el aumento ha sido constante en los últimos tres años y ha afectado a otros países de la región. El documento señala que la actual crisis sociopolítica y económica hace que sea poco probable que haya recursos nacionales o internacionales adicionales para apoyar la respuesta a la malaria en el futuro cercano.

Los socios manifestaron que la epidemia en Venezuela «demanda una respuesta integral que incluya acciones de prevención, acceso temprano a tratamiento y diagnósticos, y manejo de determinantes sociales, sin los cuales existe un alto riesgo para la población de Venezuela y la región».

No se espera que la situación mejore en el corto o en el mediano plazo, señalaron los socios, lo cual tiene potenciales implicaciones negativas para la eliminación de la malaria en la región. «Si bien los recursos del Fondo Mundial que se proporcionen contra la malaria ayudarían a aliviar la situación, se necesitarán significativos recursos financieros adicionales de otras fuentes y cambios en la situación política antes de que la malaria pueda ser controlada nuevamente en Venezuela», dijeron.

La Secretaría puntualizó que la decisión de hacer elegible a Venezuela con respecto a su componente de malaria, no afectará la capacidad de la Secretaría para solicitar un año adicional de financiamiento excepcional para Venezuela contra el VIH y la tuberculosis bajo el enfoque para países no elegibles en crisis del Fondo Mundial.

En septiembre de 2018, la Junta aprobó una donación por un año para Venezuela de $5.0 millones de dólares para financiar la adquisición de tratamientos críticos contra el VIH. En junio de 2019, la Secretaría le dijo a Aidspan que la Junta considerará «en los próximos meses» una solicitud futura bajo el enfoque de ‘países no elegibles en crisis’. (Ver el artículo del Global Fund Observer (GFO): “La donación del Fondo Mundial llega a Venezuela en medio de una crisis humanitaria cada vez más grave”.[1])

Si bien la Secretaría apoyó la recomendación para que Venezuela llegara a ser elegible para una asignación contra la malaria, también puntualizó que el contexto operativo en Venezuela probablemente seguirá siendo extremadamente desafiante, por lo cual el diseño de los acuerdos de implementación para cualquier subvención que provenga de la asignación contra la malaria deberá reflejar esta situación.

La Secretaría manifestó que cualquier decisión con respecto a los acuerdos de implementación se tomará conforme a los procesos existentes – i.e. durante el diálogo con el país y el desarrollo de la solicitud de financiamiento. Con base en los actuales índices de riesgo externo, la Secretaría dijo que Venezuela probablemente se clasificaría como un entorno operativo desafiante (EOD) y sería administrado bajo la Política de Salvaguardia Adicional (PSA).

La Secretaría señaló que la donación de $5.0 millones de dólares proporcionada a Venezuela para comprar antiretrovirales (ARVs) se administra directamente a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y ONUSIDA, y que actualmente no hay personal de la Secretaría dedicado para Venezuela. Si Venezuela se vuelve elegible para la malaria y recibe una asignación, habrá implicaciones de recursos para la Secretaría, agregó.

La mayor parte de la información para este artículo tiene como base el documento GF/B41/ER04, «Recomendación sobre la elegibilidad contra la malaria en Venezuela para el período de asignación 2020-2022». Al momento de su publicación, este documento no estaba disponible en la página electrónica del Fondo Mundial.


[1] http://www.aidspan.org/gfo_article/global-fund-donation-reaches-venezuela-amid-worsening-humanitarian-crisis