Also available in: English

Autor: Gemma Oberth

Fuente: aidspan

Un nuevo informe señala que las medicinas han llegado,
pero no se han distribuido

El 24 de septiembre de 2018, la Junta Directiva del Fondo Mundial aprobó una donación de US$ 5 millones para Venezuela. Debido a la grave crisis humanitaria en el país, esta donación se hizo a pesar de que Venezuela no cumple con los criterios de elegibilidad del Fondo Mundial (ver el artículo del OFM de octubre de 2018).

Esta donación excepcional salió de los fondos designados por el Comité de Auditoría y Finanzas para la optimización de carteras. La política del Fondo Mundial sobre el financiamiento excepcional, adoptada en el año 2018, determina un máximo de US$ 20 millones para este tipo de financiamiento, para todos los beneficiarios potenciales en conjunto, para el periodo de asignación 2017-2019.

Ocho meses después de la decisión de la Junta Directiva, el Consejo Internacional de Organizaciones de Servicios sobre el Sida (ICASO) y Acción Ciudadana contra el SIDA (ACCSI) publicaron un informe de actualización. Dicho informe es la continuación de la primera publicación de ICASO y ACCSI sobre la emergencia de salud en Venezuela, lanzada en noviembre de 2017 (ver el artículo del OFM de octubre de 2017).

El informe de actualización registra la situación social, política y económica en deterioro en el país, e incluye los desafíos a partir de la introducción de los antirretrovirales financiados por la donación del Fondo Mundial. 

Actualización de la adquisición de antirretrovirales en Venezuela

Como Aidspan ha reportado anteriormente, US$ 4,9 millones de la donación del Fondo Mundial para Venezuela se están canalizando mediante el Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para la compra de medicamentos antirretrovirales (ARV). Según la actualización de ICASO y ACCSI, los primeros 100 000 frascos de combinación de dosis fija de Tenofovir/Lamivudina/ Dolutegravir (TLD) adquiridos por la OPS con la donación del Fondo Mundial llegaron a Venezuela el 23 de diciembre de 2018. El segundo envío de 200 000 frascos llegó el 16 de enero de 2019, y para mayo del mismo año alrededor de 600 000 frascos adquiridos por la OPS ya habían ingresado al país. 

Cuando se completaron los procesos de aduanas y estatización, los medicamentos se enviaron al depósito Jipana, donde fueron recibidos por funcionarios del Ministerio de Salud, OPS, ONUSIDA y la Red Venezolana de Gente Positiva (RVG+).

La Secretaría del Fondo Mundial declaró al OFM que los tres cargamentos de antirretrovirales llegaron a Venezuela y se almacenaron en el depósito central. Según la Secretaría, la primera distribución se llevó a cabo con el apoyo de la OPS y ONUSIDA en 37 farmacias que expiden antirretrovirales en los 24 estados del país. Un representante del Fondo Mundial afirmó que los pacientes están recibiendo antirretrovirales (TLD), pero que la implementación ha sido lenta debido a problemas internos como regímenes anteriores y desafíos logísticos locales, como la falta de transporte por falta de combustible. Nos indicaron que estos problemas se expusieron ante la Junta Directiva como riesgos potenciales cuando se aprobó la inversión. por lo que la Secretaría está trabajando con la OPS, ONUSIDA y la sociedad civil para acelerar la distribución de TLD en Venezuela. 

El informe ubica la donación del Fondo Mundial para la adquisición de antirretrovirales en el contexto del Plan Maestro de Venezuela respaldado por el gobierno, al igual que otras donaciones en especie. De los US$ 100,9 millones que se necesitan para la respuesta al VIH en el periodo de tres años del Plan, se necesitan US$ 63,7 millones para medicamentos (Figura 1). La donación de US$ 4,9 millones del Fondo Mundial para antirretrovirales se complementa con antirretrovirales valorizados en más de US$ 11 millones que donaron AID for AIDS, UNICEF y los gobiernos de Brasil y Haití.

Figura 1. Distribución de las necesidades de recursos contra el VIH en Venezuela

Fuente: Plan Maestro de tres años en Venezuela (junio 2018 – mayo 2021)

Supervisión comunitaria revela retrasos en la distribución de ARV

Los US$ 100 000 restantes de la donación del Fondo Mundial están siendo dirigidos a las organizaciones de la sociedad civil, mediante el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), para que supervisen la entrega de los medicamentos adquiridos.

La supervisión comunitaria de RVG+ ha revelado diversas irregularidades en el almacenamiento y la distribución de diferentes medicamentos a lo largo del año 2018, incluidas las donaciones de varias organizaciones e instituciones que no se han entregado a las personas con VIH. (Los antirretrovirales financiados por el Fondo Mundial recién llegaron a Venezuela a fines de diciembre de 2018).

ICASO y ACCSI afirman que los retrasos injustificados en la distribución de medicamentos se deben a una decisión del Ministerio de Salud para conservarlos en depósitos centralizados. Las organizaciones locales citadas en el informe sugieren que es posible que el gobierno de Venezuela esté reteniendo intencionalmente los medicamentos de las personas con VIH, con la idea de cambiar medicinas por votos en los periodos electorales.

Como parte del componente de supervisión comunitaria del Plan Maestro, financiado parcialmente por la donación del Fondo Mundial, los observadores comunitarios debían estar presentes en cada una de las farmacias que expiden antirretrovirales en Venezuela. Sin embargo, este aspecto de la supervisión comunitaria (aún) no se ha implementado debido a la negativa del Ministerio de Salud para otorgar acceso a las instalaciones de las farmacias. 

Alberto Nieves, Director Ejecutivo de ACCSI, afirma que se necesita mayor apoyo para que las organizaciones de la sociedad civil puedan exigirle al gobierno asumir su responsabilidad. “El impacto de la compleja emergencia humanitaria de las personas con VIH y sus familias –sumada a las constantes violaciones a los derechos humanos, intimidación y violencia contra los defensores de los derechos humanos con VIH– requiere mucho más apoyo técnico y financiero de la comunidad internacional”, comenta Nieves.

“Las inversiones continuas en los sistemas comunitarios de Venezuela son de suma importancia”, indica Mary Ann Torres, Directora Ejecutiva de ICASO. “Necesitamos que el Fondo Mundial incremente su apoyo no solo para la supervisión e incidencia, sino también para la prestación de servicios legales y de salud”, comenta. En los últimos meses, ICASO ha documentado redadas policiales en organizaciones de servicios contra el VIH, así como persecuciones y arrestos de defensores y activistas de los derechos humanos en Venezuela.

Suenan las alarmas respecto a epidemias resurgentes de tuberculosis y malaria

Según el Plan Maestro, la compra de medicamentos antirretrovirales para el VIH era la necesidad más urgente entre las tres enfermedades. La decisión de la Junta Directiva se basó en la disponibilidad de productos esenciales para salvar vidas respecto a las tres enfermedades en el país en los siguientes doce meses. La Secretaría declaró ante el OFM que se reconoció que aún existían brechas significativas en cuanto a la tuberculosis y la malaria en todo el sistema de salud. La actualización de ICASO y ACCSI pone en evidencia algunas alarmantes tendencias recientes sobre la tuberculosis y la malaria:

  • Venezuela fue responsable del 53 % de todos los casos de malaria y del 80 % de todas las muertes por malaria en América Latina y el Caribe en 2017.
  • En 2017 se registró un total de 10 185 (31.8 por cada 100 000 habitantes) casos nuevos y reincidentes de tuberculosis, una cifra 41 % mayor a la de 2014.

En la sección de recomendaciones de la actualización, ICASO y ACCSI señalan que el liderazgo que mostró el Fondo Mundial en el caso de Venezuela es único; no obstante, las organizaciones afirman que se necesita mayor apoyo y cooperación del Fondo Mundial.

ICASO y ACCSI hacen un llamado al Fondo Mundial para que evalúe el impacto que la crisis en Venezuela ha tenido en otros países de la región, dado que alrededor de 2,4 millones de refugiados y migrantes venezolanos se movilizaron en busca de servicios de salud y otras necesidades. Esta información podría orientar la potencial reprogramación o reorganización de las subvenciones del Fondo Mundial en países vecinos (Colombia tiene una subvención por VIH y Guyana tiene una por malaria) para abordar servicios y otras necesidades más urgentes en territorios colindantes, sobre todo en lo que respecta a la malaria.

“El documento Triple Threat (Triple peligro) pide que se perfeccionen con urgencia los planes para prevenir más pérdidas humanas y la pérdida de la dignidad humana de las personas con VIH afectadas por la tuberculosis, la malaria y otros problemas de salud. Si no se consigue, Venezuela no será el único afectado; si no se toman cartas en el asunto, estas epidemias resurgentes amenazan la seguridad sanitaria del mundo entero”, indica Torres.

En conversaciones con el OFM para este artículo, Javier Hourcade Bellocq, Presidente de GNP+ (Red Global de Personas con VIH) y miembro de la sociedad civil de la delegación de LAC en la Junta Directiva del Fondo Mundial, indicó lo siguiente: “Las organizaciones de la sociedad civil a nivel internacional reconocen el gran esfuerzo de la Secretaría del Fondo Mundial y los socios técnicos para adquirir y enviar los medicamentos [a Venezuela]; sin embargo, subestimamos la situación. Existe un desafío creciente para prestar cualquier servicio de salud [en el país] y los hospitales están abandonados y desmantelados. Somos testigos de intentos del gobierno para utilizar la ayuda de manera política. Es por ello que es tan vital la increíble labor que ha realizado la sociedad civil de Venezuela para supervisar la inversión del Fondo Mundial”. 

Bellocq también comentó sobre el lento progreso de nuevas inversiones de gobiernos donantes que, según indica, durante los tres años de debate sobre la contribución excepcional para Venezuela, se comprometieron a brindar financiamiento adicional para el sida, la tuberculosis y la malaria; no obstante, afirma que eso no ha ocurrido “de manera sustancial”.

“No vemos nuevas inversiones para responder a estas tres enfermedades”, añadió Bellocq. “Cinco millones [de dólares] pueden salvar muchas vidas, pero es una simple gota de agua en el océano”.

La Secretaría declaró ante el OFM que el Fondo Mundial nota con preocupación que la situación sanitaria general en Venezuela sigue deteriorándose. En los próximos meses, el Fondo Mundial considerará una solicitud futura bajo el enfoque de los países en crisis no elegibles, pues la solicitud inicial fue por doce meses y el financiamiento total para países no elegibles se limita a US$ 20 millones en un periodo de tres años. Cualquier solicitud futura para financiamiento excepcional dependerá de la aprobación de la Junta Directiva y de la disponibilidad de fondos, indicó el representante de la Secretaría.

Gemma Oberth es asesora de políticas en ICASO. Gemma también realiza consultorías directamente con el Fondo Mundial para apoyar la Iniciativa Estratégica sobre Comunidad, Derechos y Género. Las declaraciones fueron hechas para Aidspan y no se considera que hubo conflicto de intereses debido a que la contribución no remunerada de la autora al OFM fue para compartir los hallazgos del informe de ICASO y ACCSI.