Also available in: English

Source: RBM

La Alianza RBM para poner fin a la malaria acoge favorablemente el último informe de progreso E-2020 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que confirma que el mundo está por buen camino para alcanzar un hito histórico de progreso en la lucha contra la malaria con al menos diez países rumbo a llegar a los cero casos de malaria autóctona para el año 2020. De ellos, China y El Salvador no reportaron ningún caso por segundo año consecutivo, mientras que Irán, Malasia y Timor Oriental obtuvieron cero casos de malaria autóctona por primera vez en 2018.

El Dr. Abdourahmane Diallo, Director Ejecutivo de Alianza RBM para poner fin a la malaria, comenta:

“Lograr estar libre de malaria es un objetivo de salud pública y desarrollo sostenible sumamente importante, y debemos seguir apoyando a los países en su misión de llegar a los cero casos de malaria. Sin malaria, las personas son más saludables, más productivas en la escuela y en el trabajo, y los países y las economías están más libres para dar todo su potencial. China, El Salvador, Irán, Malasia y Timor Oriental son los líderes mundiales en esfuerzos para eliminar una de las enfermedades más antiguas y mortales de la humanidad, y su éxito demuestra que un mundo sin malaria no solo es posible, sino alcanzable”.

El último informe de progreso E-2020 salió apenas después de la gran noticia del mes pasado, cuando la OMS certificó que Argelia y Argentina estaban libres de malaria. Estos países se unieron a Paraguay y Uzbekistán como los últimos en lograr este hito el año pasado. Notablemente, más de la mitad de todos los países afectados por la malaria reportan menos de 10 000 casos de la enfermedad cada año.

Entre los países identificados en este informe, el logro de China es particularmente sobresaliente, pues redujo los casos de malaria de aproximadamente 30 millones en la década de 1940 a cero en el año 2018. Algunos factores clave para el éxito fueron los siguientes: control de vectores durante varias décadas y campaña de vigilancia “1-3-7”; enfoque gubernamental integral para la eliminación de la malaria; apoyo financiero y técnico del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, y un aumento de recursos internos. Hoy en día, siguiendo los pasos de los Emiratos Árabes Unidos, a medida que China deja de ser un país afectado por la malaria y se convierte en uno libre de esta enfermedad, tiene la oportunidad de apoyar a otros países que están próximos a eliminar la malaria si se convierte en un donante mundial para la lucha contra la malaria.

El informe de progreso E-2020 también resume la fragilidad de la erradicación de la malaria, dado que Unión de las Comoras, Costa Rica, Ecuador, México y la República de Corea reportaron un aumento de casos de malaria en 2018.

El Dr. Diallo añade: “No podemos quedarnos satisfechos con nuestros esfuerzos para eliminar la malaria. El aumento de casos de malaria en varios países E-2020 resalta la necesidad de un compromiso renovado por parte de los gobiernos y de las personas. Ponerle fin a la malaria en áreas endémicas de baja incidencia libera los recursos mundiales para vencer la enfermedad en áreas más difíciles. Todo está de nuestro lado, pero debemos seguir incrementando los esfuerzos a nivel mundial para erradicar la malaria, tomando en cuenta que nuestra meta compartida es que llegue el día en que ningún niño muera por una picadura de mosquito”.

La OMS estableció la iniciativa E2020 en el año 2016 para medir el progreso en 21 países que estaban cerca de eliminar la malaria. La iniciativa mapea los progresos hacia uno de los cinco hitos determinados en la Estrategia Técnica Mundial contra la Malaria 2016-2030 de la Organización Mundial de la Salud y el Plan estratégico de la Alianza RBM 2018-2020 para ponerle fin a la malaria para el año 2020 en diez países donde la enfermedad se transmitió en 2015.