Also available in: English

Fuente: theglobalfund.org

GINEBRA. Casi un año después de la primera Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Tuberculosis, Stop TB; el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, y la Organización Mundial de la Salud exigen tomar medidas inmediatas para cumplir con los compromisos asumidos por los jefes de Estado y los gobiernos.

Las metas que se acordaron en octubre de 2018 en la Declaración Política de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre la Lucha contra la Tuberculosis para el periodo 2018-2022 son las siguientes: (1) brindar diagnóstico y tratamiento apropiados para 40 millones de personas con tuberculosis, cifra que incluye a 3,5 millones de niños y 1,5 millones de personas con tuberculosis farmacorresistente; (2) llegar a por lo menos 30 millones de personas para brindarles tratamiento preventivo, incluidos 4 millones de niños menores de cinco años, 6 millones de personas con VIH y 20 millones de personas que viven con personas afectadas por la tuberculosis; (3) movilizar anualmente US$ 13 mil millones necesarios hasta 2022 para la implementación de medidas, y (4) movilizar anualmente US$ 2 mil millones para investigación e innovación de la tuberculosis.

Estas ambiciosas metas con un plazo específico solo se lograrán si todos los líderes políticos, sobre todo en los países con la mayor carga de tuberculosis, emprenden acciones urgentes para garantizar que cada país pueda lograr su cuota nacional de las metas mundiales para el tratamiento de la tuberculosis y el tratamiento preventivo, así como para que los países trabajen en conjunto para movilizar los recursos necesarios. Stop TB, el Fondo Mundial y la Organización Mundial de la Salud están comprometidos a trabajar con todos los socios para apoyar a los países en sus tareas de planificación e implementación de dichas acciones.

La tuberculosis es actualmente la enfermedad infecciosa con mayor mortalidad en el mundo, pues ha superado al VIH. En el año 2017, la tuberculosis mató a 1,6 millones de personas, incluidas 300 000 personas VIH positivas.

“Es fundamental poner el pie en el acelerador para salvar de las enfermedades, el sufrimiento y la muerte a millones de personas”, comentó la Dra. Tereza Kasaeva, Directora del Programa Global de Tuberculosis de la OMS. “Es por ello que el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, recientemente les ha enviado cartas a los jefes de Estado de los países con mayor carga de enfermedad resaltando que hoy más que nunca es necesario tener un liderazgo sólido y visionario”.

Stop TB, en colaboración con Avenir Health, ha realizado un análisis de qué significan las metas de 40 millones y 30 millones de tratamientos para cada país utilizando los últimos cálculos de la carga de tuberculosis e información de las notificaciones de casos publicados por la OMS. Este análisis por país (http://www.stoptb.org/resources/countrytargets/) muestra metas indicativas y parámetros comparativos que pueden utilizarse para nutrir el diálogo nacional, así como para mejorar y desarrollar las metas a nivel nacional y subnacional, relacionadas al desarrollo y la actualización de los planes estratégicos nacionales para la tuberculosis y las solicitudes de financiamiento vinculadas, incluidas las del Fondo Mundial.

Varios países con alta carga de enfermedad ya han empezado a utilizar estas metas indicativas para planificar sus acciones para ponerle fin a la tuberculosis, mientras que otros países deben hacerlo también si se quiere alcanzar las metas de la Reunión de Alto Nivel colectivamente.

“La Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas del 2018 ha demostrado mayor compromiso político para combatir la tuberculosis, pero necesitamos ejecutar acciones. Necesitamos con urgencia más financiamiento internacional para luchar contra la tuberculosis, así como una mayor movilización de recursos internos”, indicó Peter Sands, Director Ejecutivo del Fondo Mundial.

“Juntos debemos redoblar la lucha para diagnosticar y curar a millones de personas que hoy no reciben tratamiento, y para contrarrestar la amenaza de la tuberculosis farmacorresistente. Sólo podremos alcanzar la meta de eliminar la tuberculosis como epidemia para el año 2030 si actuamos ahora”.

En 2020, el Secretario General de las Naciones Unidas publicará, con apoyo del Director General de la OMS, un informe del progreso mundial y nacional respecto al cumplimiento de los compromisos asumidos en la Declaración Política de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre la Lucha contra la Tuberculosis de 2018, que servirá para facilitar la elaboración de una revisión integral de los jefes de Estado y los gobiernos en la siguiente Reunión de Alto Nivel sobre la tuberculosis en el año 2023.

“Todos los países del mundo tienen habitantes con tuberculosis que deben ser diagnosticados, tratados y curados, así como inversiones financieras pendientes para los programas contra la tuberculosis”, dijo el Dr. Lucica Ditiu, Director Ejecutivo de Stop TB. “Las metas globales colectivas solo se lograrán si todos cumplen su parte y mantienen su compromiso. Es un increíble esfuerzo conjunto que debemos realizar hasta el final del año 2022. Espero que los programas de todos los países utilicen su “cuota” indicativa de las metas que hemos presentado hoy aquí”.

Enlaces útiles:

Declaración Política sobre la tuberculosis:
https://www.un.org/en/ga/search/view_doc.asp?symbol=A/RES/73/3&Lang=S

ONU RAN sobre metas y compromisos clave contra la tuberculosis:
http://www.stoptb.org/global/advocacy/unhlm_targets.asp

Metas relativas a la tuberculosis por país:
http://www.stoptb.org/resources/countrytargets/

Sitio web de información de la OMS respecto a la ONU RAN sobre la TB:https://www.who.int/news-room/events/un-general-assembly-high-level-meeting-on-ending-tb