Also available in: English

Fuente: El Fondo Mundial

Desde que el sida alcanzara su pico más alto –en 2005– hasta ahora, se ha logrado reducir a la mitad el número de muertes en el mundo relacionadas con dicha enfermedad. No obstante, en muchos países los casos de infección de VIH siguen siendo extremadamente numerosos en poblaciones clave y en mujeres adolescentes y jóvenes adultas. Tal es así que, a nivel mundial, cada día casi mil mujeres adolescentes y jóvenes adultas se infectan con VIH.

En Sudáfrica, el país más golpeado por la epidemia del VIH, las mujeres de entre 15 y 19 años tienen ocho veces más probabilidades que los hombres de esa edad de tener VIH.

Como parte de la celebración del Día mundial del sida, giramos los reflectores hacia sudafricanas como Zandile, Sinazo, Axola, Carol y Mivuyo, jóvenes mujeres que están creciendo en el epicentro de la epidemia del VIH.

Zandile Yaze, 19 years old, Cape Town

Zandile Yaze, 19 años, Ciudad del Cabo

“Una amiga mía de la infancia nació con VIH. Recuerdo que mientras crecíamos nos advertían que debíamos tener cuidado cuando jugáramos con ella o de compartir una cuchara con ella. Estuvo muy enferma los dos primeros años de secundaria, y hasta tuvo que dejar el colegio.

En lo personal, el hecho de que las mujeres sudafricanas tengan ocho veces más probabilidades que los hombres de la misma edad de infectarse con el VIH me hace sentir mal y, hasta cierto punto, muy decepcionada. Sin embargo, esa es nuestra realidad. Lo que debería hacerse al respecto es intentar educar tanto a los chicos como a las chicas sobre el VIH y explicar cómo evitar infectarse con ese virus, y sobre todo dejar que las chicas sepan que tienen todo el derecho del mundo a decir ‘no’ al sexo sin protección y hacerles saber a los chicos que ellos no pueden arrebatarles ese derecho.

Espero que en el futuro pueda convertirme en una mejor versión de mí misma para no decepcionar a mis padres e intentar, por todos los medios posibles, alcanzar todas las metas que me he trazado. Quiero llegar a ser algún día presentadora de noticias del campo empresarial. En cuanto a mi carrera deportiva, quiero competir algún día en la Liga Diamante y participar en una carrera de 100 m con la barrera de 11 segundos alguna vez en mi vida”.

Sinazo Dafeti, 19 years old, Cape Town

Sinazo Dafeti, 19 años, Ciudad del Cabo

“Perdí a mi mamá por el VIH/sida cuando tenía 9 años. En esa época, ella no sabía nada sobre el virus, pero escuchaba a la gente del vecindario rumoreando sobre su enfermedad.

Esta es una triste realidad en medio de nuestra sociedad patriarcal, y una de las consecuencias más desgarradoras con las que tenemos que vivir es que muchas de las chicas de aquí no tienen ni voz ni voto respecto a lo que ellas quieren para sí mismas. A todas las mujeres del país se les debería enseñar qué es el VIH y el sida, y deberían estar más empoderadas en cuanto a los derechos que les corresponden”.

Axola Madondile, 19 years old, Cape Town

Axola Madondile, 19 años, Ciudad del Cabo

“El VIH ha afectado a dos maravillosas mujeres a quienes quiero muchísimo. Dos tías mías tienen la infección porque sus parejas se la transmitieron sin que ellas lo supieran. La primera de mis tías mantuvo por años en secreto lo que tenía porque tenía miedo de lo que podía pasarle a sus hijos y a su familia si se enteraban. También tenía temor de ser estigmatizada y de que las personas de su comunidad se burlaran de ella.

Es ciertamente desolador que tantas mujeres jóvenes estén expuestas al VIH. Debería impulsarse una sensibilización más eficaz sobre el virus en las redes sociales y en los colegios. Se les debería exhortar a los padres que eduquen a sus hijos sobre el sexo y el VIH, y los peligros a los que se pueden enfrentar. Habría que debatir más sobre cómo los hombres se aprovechan de las mujeres que pasan por situaciones de desesperación o mujeres que pasan muchas necesidades. Deberían implementarse planes para ponerle fin, por ejemplo, a la cultura de la violación, así como a todo tipo de abuso contra las mujeres, pues esas son algunas de las tantas maneras en que esta enfermedad se va propagando.

Quiero trabajar con distintas organizaciones para crear mayor consciencia sobre el VIH y un espacio seguro para las personas con VIH para empoderar a aquellas que siguen sintiendo miedo de hablar y recibir tratamiento”.

Carol Mooin, 19 years old, Cape Town

Carol Mooin, 19 años, Ciudad del Cabo

“El VIH ha afectado a una persona muy cercana a mí. Mi tía fue diagnosticada con el virus cuando yo estaba en primaria. Recuerdo lo duro que era asumir todo lo que estaba pasando, y todo por la información incorrecta que tenía y los estereotipos que conocía sobre las personas que tenían el virus. Empecé a verla de manera diferente por un tiempo. Fue una experiencia difícil para toda la familia.

Es muy desconcertante saber que las adolescentes y adultas son tan vulnerables al VIH. Es obvio que se necesita hacer algo al respecto. Las chicas deberían recibir una mejor educación y se les debería explicar las formas en que pueden protegerse, así como los peligros y las consecuencias de no tomar las precauciones necesarias.

Espero convertirme en una mujer de color exitosa y cumplir todas las metas que me he trazado, como obtener un grado universitario, viajar al extranjero por un tiempo y que mi nombre sea reconocido en la industria del cine y de los medios de comunicación”.

Mivuyo Xakeka, 18 years old, Piketberg

Mivuyo Xakeka, 18 años, Piketberg

“Un familiar mío sufrió mucho por el VIH, y eso me afectó a mí y me hizo sentir respeto por el virus. De hecho, he aprendido a querer y respetar a las personas con VIH.

Me preocupa que el VIH nos esté matando a nosotras, la generación joven de Sudáfrica, y mi temor es que esto afecte a las que vienen después de nosotras.

Espero que nosotras, las jóvenes, hayamos recibido suficiente información sobre el VIH y podamos tomar decisiones correctas que puedan ayudarnos algún día. Mi plan es vivir la vida al máximo y hacer las cosas que me gustan y que me hacen feliz”.

Nota: Fotos de Justice Mukheli, Red Hot Ops