Also available in: English

Fuente: KFF

De acuerdo a un nuevo informe de la Kaiser Family Foundation y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA), los desembolsos de los gobiernos donantes para combatir el VIH en países de ingresos bajos y medios aumentaron un 16 % de USD 7 mil millones en 2016 a USD 8.1 mil millones en 2017, aunque el mayor total proviene principalmente de la financiación estadounidense y no se espera que dure. El aumento obedece a dos años de disminución del apoyo de donaciones para pacientes con VIH y se debe en gran parte al impulso de EE. UU., el país donante más grande del mundo, el cual aumentó los desembolsos de USD 4.9 mil millones en 2016 a USD 5.9 mil millones en 2017, incluidos los fondos asignados pero no utilizados de años anteriores. Las nuevas asignaciones de EE. UU. se han mantenido estables durante varios años, lo que sugiere que los futuros desembolsos probablemente retrocederán a los niveles anteriores.

Mientras que ocho de los 14 gobiernos donantes redujeron sus gastos en esfuerzos mundiales relacionados con el VIH en 2017, los aumentos de los EE. UU. y otros cinco donantes compensaron con creces estos descensos. La ayuda bilateral aumentó debido al aumento de los Estados Unidos. Las contribuciones multilaterales al Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria también aumentaron.

Los fondos de los gobiernos donantes apoyan la atención y el tratamiento del VIH, además de la prevención y otros servicios en países de ingresos bajos y medianos. Sin embargo, el informe señala que sin nuevos compromisos de otros gobiernos donantes, el futuro financiamiento para el VIH probablemente regrese a niveles más bajos.

“ONUSIDA está profundamente preocupada de que la falta de recursos suficientes signifique más muertes y más infecciones nuevas por VIH que puedan prevenirse”, dijo Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. “Incluso un recorte del 20 % en la financiación internacional sería catastrófico para los 44 países que dependen de la asistencia internacional para al menos el 75 % de sus respuestas nacionales al VIH.

“El aumento de este año es más una anomalía que una tendencia, ya que no refleja nuevos recursos”, dijo la vicepresidenta de la Kaiser Family Foundation, Jen Kates, directora de Global Health and HIV Policy. “En el futuro, la urgencia de identificar fuentes de financiación alternativas crecerá si la comunidad mundial quiere alcanzar sus objetivos de VIH”.

Después de EE. UU., los gobiernos que realizan las mayores contribuciones a los esfuerzos mundiales contra el VIH incluyen el Reino Unido (USD 743.9 millones), Francia (USD 267.7 millones), los Países Bajos (USD 202.6 millones) y Alemania (USD 161.9 millones).

El nuevo informe, producido como una asociación de larga data entre Kaiser Family Foundation y ONUSIDA, proporciona los últimos datos disponibles sobre la financiación de los gobiernos donantes con base a los datos proporcionados por los gobiernos. Incluye su asistencia bilateral a países de bajos y medianos ingresos y contribuciones al Fondo Mundial, así como a UNITAID. La “financiación de los gobiernos donantes” se refiere a los desembolsos o pagos realizados por los donantes. Las contribuciones de los donantes a las organizaciones multilaterales se cuentan como parte de sus desembolsos.