Also available in: English

UN PROYECTO RETRÓGRADO QUE VIOLA LOS DERECHOS HUMANOS

Desoyendo todos los pedidos y alertas que muchas organizaciones señalamos, la Asamblea Nacional de Panamá aprobó el Proyecto de Ley 518 que establece el marco jurídico para la atención integral de las infecciones de transmisión sexual y el virus de inmunodeficiencia humana en Panamá.

Las organizaciones que integramos la Sociedad Civil Unificada en VIH de Panamá durante cuatro años señalamos críticas y al mismo tiempo elevamos propuestas que finalmente no fueron atendidas en su totalidad.

Es por eso que solicitamos al presidente de la Nación, su excelencia señor Juan Carlos Varela Rodríguez, que no sancione este retrógrado proyecto, que lejos de mejorar la situación de las personas con VIH y las poblaciones clave, promoverá un mayor estigma y discriminación, convirtiéndose en una clara violación de los Derechos Humanos.

Repudiamos que los diputados hayan hecho oídos sordos a los reclamos de la sociedad civil, particularmente en lo que atañe la voluntariedad para la realización de la prueba de VIH, en los artículos 7.3 sobre prueba de excepción al consentimiento informado y 8 sobre la prueba para contraer matrimonio civil.

En los últimos debates solamente se invitó a representantes de la Fundación Pro Bienestar y Dignidad de las Personas Afectadas por el VIH/sida (Probidsida), que tiene un claro beneficio económico en este tema, al ofertar pruebas de diagnóstico de ITS y VIH, incluyendo un llamado “Paquete Matrimonial”.

Exhortamos al presidente Varela Rodríguez a escuchar las demandas que elevamos desde múltiples organizaciones ya que las mismas están dirigidas a respetar los pactos y acuerdos suscritos a nivel internacional, evitando que por intereses económicos y de falsa moral se afecten a los y las panameños sumiéndolos en estigma, discriminación e ignorancia.

Panamá, 20 de abril de 2018