Also available in: English

18 de abril de 2018

LONDRES. En su objetivo de reducir los casos de malaria a la mitad en los próximos cinco años en la Mancomunidad de Naciones, el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria se unió a los líderes que participaron en la Cumbre contra la Malaria que tuvo lugar en Londres este 2018. Las acciones colectivas esperan prevenir 350 millones de casos de malaria y salvar 650 000 vidas, sobre todo de niños, niñas y mujeres embarazadas, que son los grupos de mayor riesgo.

El Fondo Mundial actúa como catalizador para movilizar recursos, y, por medio de mecanismos de cofinanciamiento, ha logrado aportar 355 millones de dólares de financiamiento proveniente de donantes para luego generar 2 mil millones de dólares de financiamiento público interno en 46 países afectados por la malaria.

«Para derrotar a una enfermedad infecciosa como la malaria, hay que dar golpes fuertes, y hay que seguir dando golpes así hasta que desaparezca. Existen razones económicas convincentes y firmes para librar al mundo de la malaria. Además, existe el riesgo de que resurja, y eso es algo que no podemos permitir», señaló Peter Sands, Director Ejecutivo del Fondo Mundial.

Desde el año 2000 se han logrado avances extraordinarios en la lucha contra la malaria, con fuertes reducciones del número de casos de malaria y de muertes debido a esta enfermedad. No obstante, ese declive se ha estancado, y en algunas regiones incluso se ha revertido, mientras que, al mismo tiempo, las inversiones a nivel mundial en este rubro ya no han aumentado. La malaria sigue siendo responsable de alrededor de 450 000 muertes cada año –entre ellas la de un niño pequeño cada dos minutos–, y existe el riesgo de que la enfermedad resurja, pues los mosquitos son cada vez más resistentes a los insecticidas y los parásitos de la malaria desarrollan resistencia a los tratamientos actuales de primera línea.

La Cumbre contra la Malaria fue coorganizada por los gobiernos del Reino Unido, Suazilandia y Ruanda como parte de la reunión de los Jefes de Gobierno de la Mancomunidad de Naciones, y fue convocada por la Fundación Bill y Melinda Gates, y la Alianza para Hacer Retroceder el Paludismo (RBM) con el objetivo de impulsar la obtención de más financiamiento.

El Fondo Mundial emplea mecanismos de cofinanciamiento cada vez con mayor frecuencia para garantizar que las contribuciones de los donantes para luchar contra la malaria se correspondan con el nivel de inversión interna de cada país.

La Fundación Bill y Melinda Gates anunció que expandirá sus inversiones en el campo de la malaria con mil millones de dólares adicionales (700 millones de libras esterlinas) hasta 2023 para financiar esfuerzos de investigación y de desarrollo, y para reducir la carga de enfermedad.

Por su parte, el gobierno del Reino Unido reiteró su compromiso de destinar 500 millones de libras esterlinas anuales para luchar contra la malaria entre 2020 y 2021, y anunció al Fondo Mundial un compromiso adicional de 100 millones de libras esterlinas para igualar libra por libra el monto de las nuevas contribuciones provenientes de donantes privados. La Fundación Bill y Melinda Gates se comprometió a entregar 50 millones de libras esterlinas para fondos de contrapartida, mientras que el Fondo Mundial se comprometió a recaudar otros 50 millones de libras esterlinas del sector privado.

Por su parte, Uganda se comprometió a establecer un fondo destinado a la lucha contra la malaria (Fondo Presidencial de Uganda contra la Malaria) para ayudar a movilizar recursos adicionales ascendientes a 785 millones de dólares para el año 2020 y así acelerar los avances del país en la lucha contra esta enfermedad.