Also available in: English

*Por Luciana Nemeth, con informaciones y fotos de OPS, Agencia Câmara Notícias, Frente Parlamentario Global de TB y asesoría del Diputado Antonio Brito.

Brasilia, Brasil, 15 de marzo de 2016 – Diputados de Brasil, México, Perú, Uruguay, Nicaragua y Bolivia, el 15 de marzo, constituyeron el Frente Parlamentario Regional de las Américas contra la Tuberculosis, para trabajar en el marco de la nueva estrategia mundial Fin de la TB, del Plan Mundial Fin de la TB 2016-2020, de la Alianza Alto a la TB y del Plan de Acción para la Prevención y el Control de la Tuberculosis 2016-2019, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El Frente se propone trabajar estrechamente con los gobiernos y la sociedad civil para que se asignen recursos financieros suficientes para las actividades que pongan fin a esta milenaria enfermedad.

La convocatoria para
conformar este grupo fue
hecha por el Frente
Parlamentario contra la
Tuberculosis de Brasil, la
OPS/OMS y el Frente
Parlamentario Mundial de
Tuberculosis / Alianza Alto
a la TB, en el marco de la
conmemoración del Día
Mundial de la
Tuberculosis, que a cada
año se celebra el 24 de marzo.
“Si los gobiernos y los parlamentarios de la región de las Américas se comprometen a implementar políticas integrales de prevención y control de la tuberculosis, así como la financiación adecuada, la protección social para los pacientes y el acceso seguro a medicamentos de alta calidad, en dos décadas podríamos dar fin a la enfermedad”, manifestó Francisco Becerra, Subdirector de la OPS/OMS, durante el lanzamiento del Frente Parlamentario, en el Congreso Nacional de Brasil.

La ocasión ha reunido especialistas de organizaciones internacionales, de la sociedad civil y de los gobiernos de los países de la región. Juntos, los participantes han hecho un llamado a todos los sectores a unir fuerzas contra la enfermedad.

Se estima que, en el año 2014, en la región de las Américas, fallecieron 23.000 personas por Tuberculosis y 280.000 enfermaron. Aunque en los últimos años se ha aumentado la detección de casos, todavía se dejan de diagnosticar 65.000 personas, lo que dificulta lograr el fin de la enfermedad.

El Frente Parlamentario de Tuberculosis de las Américas

El Frente Parlamentario que se ha formado será el ente regional que se unirá al Frente Mundial de Tuberculosis, un paso esencial para fomentar la respuesta integral a la enfermedad. De acuerdo con la OPS, los países representados en la ocasión son responsables por el 60% de la carga de tuberculosis en las Américas, lo que demuestra el compromiso de la región para enfrentar la enfermedad.

El grupo ha sido integrado inicialmente por: Antonio Brito, Diputado de Brasil; Luis Enrique Gallo, Diputado de Uruguay; Luz Salgado, Congresista de Perú; Elías Octavio Iñiguez Mejía, Diputado de México; Arturo Murillo, Senador de Bolivia; y Argentina Parrajón, Diputada de Nicaragua. La formación del grupo también tiene el apoyo de la Argentina, Colombia, Honduras y Panamá.

El Frente tendrá un funcionamiento similar al del Frente Mundial, con el liderazgo dividido en tres copresidencias. En común acuerdo, los parlamentarios nombraron copresidentes: Luis Enrique Gallo, de Uruguay, Antonio Brito, de Brasil y Luz Salgado, de Perú.

Para el diputado Antonio Brito, el legislativo tiene un rol fundamental en la prevención y control de la tuberculosis. Los parlamentarios deben evaluar y proponer cambios que garanticen el bien-estar de los ciudadanos,
buscando mejoras en la legislación en las áreas de salud, asistencia social, desarrollo urbano y vivienda, entre otras cuestiones que inciden en la persistencia de la tuberculosis.

La congresista Luz Salgado observó que en
su país el combate a la tuberculosis es
regido por una ley propia e involucra las
Fuerzas Armadas y once ministerios. Entre
los efectos socioeconómicos de la
enfermedad, ella mencionó la reducción de
25% de la renta familiar, ya que el trabajador puede faltar de 3 a 4 meses de trabajo durante el tratamiento. Por esa razón, ella aboga por beneficios de trabajo especiales, definidos por ley.

El Frente parlamentario se comprometió a seguir una hoja de ruta que incluye:

Establecer grupos parlamentarios nacionales para exigir que los gobiernos rindan cuentas, monitoreen el gasto y trabajen estrechamente con la sociedad civil;

  • Posicionar el problema de la tuberculosis dentro de otras redes y organizaciones políticas;
  • Promover la transversalización del tema de Tuberculosis;
  • Trabajar con otros parlamentarios para asegurarse que la respuesta sea 
mundial;
  • Promover los derechos humanos de los afectados por la enfermedad;
  • Llamar a los ministros involucrados a informar al Parlamento, al menos una vez 
al año sobre los avances contra la epidemia;
  • Trabajar con todos los socios involucrados y la Secretaría del Frente 
Parlamentario Mundial de Tuberculosis para monitorear sus avances.

Como resultado, los parlamentarios han firmado una declaración de compromiso para abogar por las acciones descritas en la hoja de ruta, apoyando la construcción de sistemas de salud robustos para contribuir con el fin de la TB en las Américas. Además, la OPS y la Alianza Alto a la TB, como organismos internacionales involucrados en la lucha contra la enfermedad, han firmado un compromiso de apoyo a la Hoja. El compromiso es de trabajar en conjunto con la sociedad civil y otros actores clave en cada país de las Américas para ofrecer todo apoyo necesario a los parlamentarios para el cumplimiento de las acciones en la Hoja de Ruta.